La industria del motor está viviendo una auténtica transformación en la que las ‘start up’ juegan un papel clave

Barcelona, 27 de marzo del 2019.- Según ha informado el periódico Expansión, los Coches conectados, autónomos y eléctricos, junto a las nuevas soluciones de movilidad son las principales tendencias. Tecnologías ligadas al Internet de las cosas (IoT por su siglas en inglés), como la desarrollada por la start up catalana Boonder, permitirán que el propio coche conecte directamente con el fabricante. En ocasiones, la avería se podrá solucionar vía online. Y si definitivamente hay que ir al taller, el dispositivo le indicará dónde se ubica el más cercano y la mejor ruta para llegar hasta él. Conozcamos con detalle las grandes tendencias y las start up que protagonizarán la industria del automóvil en los próximos meses. Asegura el diario Expansión:

  • “El sector de la automoción está experimentando su mayor transformación en los últimos cien años”, asegura Christian Stein, director general de Relaciones Institucionales de Seat y Grupo VW España. Y en esta época de cambios, las start up cobran un papel protagonista como aliadas de las grandes compañías en materia de innovación.
  • Conscientes de ello, las empresas del motor promueven la creación de un ecosistema emprendedor a través de todo tipo de iniciativas: concursos para start up, programas de innovación abierta, aceleradoras como SEAT Accelerator by Conector e incubadoras como Business Factory Auto, impulsada por CEAGA, la Xunta de Galicia, el Consorcio de Zona Franca de Vigo y el Grupo PSA.
  • Entre las tendencias que van a revolucionar el sector del automóvil destacan los coches conectados a través de tecnologías como el IoT de Boonder, pero también los coches de conducción autónoma. En este sentido la industria del automóvil, que mueve más de 100.000 millones de euros en España, ha delimitado cinco niveles, de menor a mayor autonomía del vehículo. “Actualmente nos hallamos entre los niveles 1 y 2, que incluyen sistemas de asistencia al conductor, por ejemplo para evitar choques o ayudarle a aparcar. Pero cuando lleguemos al nivel 5, lo que podría ocurrir entre 2025 y 2030, la autonomía del coche será total”, dice Germán León, cofundador de Gestoos.
  • En este contexto, la industria tendrá que enfrentarse a un nuevo desafío: explotar las posibilidades que ofrece el coche como espacio de ocio. “Si en un futuro el cliente es liberado de la obligación de conducir, habrá más posibilidades para ofrecerle nuevos contenidos”, señala Ricardo Conesa, profesor del IE.
  • Para Jorge Gómara, responsable de Business Factory Auto, los principales retos a los que se enfrenta el sector de la automoción “vienen definidos por las nuevas fórmulas de conectividad y automatización, así como por los cambios en la regularización de las homologaciones y el auge del vehículo eléctrico”. No obstante, la revolución del sector no sólo depende de las nuevas tecnologías. “Para lograr una transición ordenada y efectiva, se requiere un esfuerzo por parte de entidades privadas y públicas para que los nuevos conceptos de vehículo cuenten con unas infraestructuras y unas regulaciones específicas que favorezcan su implantación”, advierte.
  • Es posible que el vehículo del futuro sea “autónomo, conectado y eléctrico”, como anticipa Gomara. Pero los expertos aseguran que, pese a todas estas mejoras, el coche perderá protagonismo frente a otras formas de desplazamiento más flexibles. “En el siglo XXI el coche ya no será un fin en sí mismo, sino un medio. Lo importante para el cliente será disponer de soluciones de movilidad que se adapten a sus circunstancias en cada momento”, comenta Conesa.
  • “Somos conscientes de que el futuro de los fabricantes de automóviles como Seat no pasa únicamente por vender coches, sino por ofrecer servicios de movilidad urbana”, comenta Stein. En este contexto, la compañía ha lanzado diversas iniciativas, desde centros de innovación como Metropolis:Lab, hasta la creación de una filial, XMOBA, para invertir en soluciones de movilidad.
  • En la era del comercio electrónico, es posible comprar cualquier cosa desde el sofá de casa, así que ¿por qué no un coche? Con esa idea, Carlos Rivera y Pablo Fernández pusieron en marcha Clicars, un portal de compraventa de coches seminuevos y kilómetro cero. Cuando lanzaron el proyecto en 2016 ya existían proyectos similares en EEUU, pero en España fueron pioneros. Dos años más tarde, superan los 50 millones en facturación, con más de 1.000 coches vendidos.
  • Comenzaron como un ‘e-commerce’, comprando y vendiendo los vehículos y, posteriormente, incorporaron la vertiente de ‘marketplace’ para concesionarios y otras empresas del sector. “Nuestra oferta abarca vehículos de 35 marcas distintas y los ponemos en la puerta de la casa del cliente en 48 horas”, explica Rivera. Para reducir los tiempos, agilizan el “papeleo” y facilitan la financiación gracias a acuerdos con los principales bancos: “Además ofrecemos un año de garantía”.
  • A priori, podría parecer que el mundo online no es el más propicio para vender un objeto tan caro como un coche. Pero Rivera argumenta que ellos ofrecen “la prueba más larga del mercado: El cliente puede devolver el coche en 15 días (o tras 1.000 kilómetros) sin compromiso”. No obstante, “sólo el 2% los devuelve”, asegura
  • A medida que avance la tecnología de conducción autónoma, los coches se irán transformando en buena medida en salas de ocio. En este contexto, soluciones como las de Gestoos serán cada vez más demandadas. La ‘start up’ barcelonesa, fundada en 2015, ha desarrollado un dispositivo dotado de inteligencia artificial que detecta el comportamiento humano, lo que permite interactuar con él. “Por ejemplo, estás leyendo el periódico en el asiento de tu coche y haces un gesto con la mano para bajar la música. Es casi como si el coche fuera una persona que te viera y obedeciera tus órdenes”, explica Germán León, cofundador de Gestoos. La compañía, que hasta el momento ha recabado cerca de tres millones de euros en financiación, ha cerrado contratos con las principales compañías automovilísticas.
  • Su tecnología también se puede aplicar en el ámbito de la electrónica de consumo. “Es muy buena detectando los gestos de diferentes personas a la vez y discriminando cuáles están destinados a interactuar con el dispositivo”, explica León.
  • Josep Miquel Sánchez, Gabriel Calvillo y Eric Serch son tres expertos en innovación que tienen muy claro que el Internet de las cosas es el futuro. Sin embargo, consideran que aún queda camino por recorrer hasta alcanzar las ‘smart cities’ multiconectadas, ya que los operadores lo hacen imposible. De modo que lanzaron Overnet, una ‘start up’ que opera a través de la marca Boonder. Se trata de una solución basada en la ‘dark net’, una capa de Internet que no está controlada por los operadores, lo que permite conectar con cualquier dispositivo en cualquier parte del planeta.
  • La compañía, que ha pasado por las aceleradoras de Seat y Telefónica, tiene aplicaciones en todos los sectores. Pero sin duda podría ser revolucionaria en el campo de la asistencia en carretera. Permite que el fabricante se conecte con todos sus coches en el mundo en tiempo real. Además, Boonder opera en un cibercondominio de seguridad, lo que impide la tan temida posibilidad de que alguien pueda ‘hackear’ el coche.
  • El principal problema que presenta la industria de los coches eléctricos es la escasa autonomía de la batería. Una de las ‘start up’ que investiga para ayudar a solventar este problema es Cablerías BB Energy.
  • La compañía gallega ha desarrollado una aleación de aluminio que implica una reducción de peso superior al 50% con respecto al cobre, que es el material con el que habitualmente se fabrican las conexiones. Un menor peso reduce el consumo del coche y a su vez aumenta la duración de la batería eléctrica. “Además, si el coche pesa menos, paga menos impuestos”, comenta Ángel Castro, director técnico de la compañía.
  • La empresa también está trabajando con polímeros para desarrollar un material alternativo al plástico que mantenga todas sus propiedades, pero que sea más ligero y barato.
  • Cablerías BB Energy es una ‘spin off’ de Cablerías Group, una compañía especializada en cableado pequeño y mediano. Ha pasado por la aceleradora BFA y actualmente está presentando su proyecto a los principales fabricantes de coches eléctricos.
  • El 20% de los fallecidos en autovías y autopistas son peatones atropellados o conductores que se habían bajado de sus vehículos. Y es que la señalización con los triángulos y los chalecos reflectantes no siempre es suficiente para visibilizar un coche en caso de accidente. Jorge J. Costas y Jorge Torre, que trabajaban como guardias civiles, eran plenamente conscientes de este problema. Así que decidieron lanzar un dispositivo luminoso sin cables que permitiera señalizar el coche a más de un kilómetro de distancia. Y así nació Help Flash. La ‘start up’ dio sus primeros pasos en 2016 y actualmente circulan más de 200.000 vehículos con este dispositivo. La empresa, que pasó por las aceleradoras Open Future, Vía Galicia y BFA, ha recabado 2,5 millones de euros en financiación hasta el momento.
  • Los dispositivos se venden en grandes superficies y gasolineras, aunque el objetivo principal de los fundadores es el cliente B2B, como automovilísticas y aseguradoras. “Nuestra obsesión es que al usuario no le cueste dinero”, dice Costas.
  • Una de las líneas de investigación por las que avanza la industria del automóvil es la denominada fabricación aditiva o impresión 3D. “A principios del siglo XX, cuando Henry Ford fabricaba los vehículos en serie, la impresión 3D no habría tenido sentido. Pero en la era de la personalización, en la que los coches incorporan todo tipo de extras a gusto del usuario, la fabricación aditiva aporta una mayor eficiencia y flexibilidad a la hora de introducir cambios”, aclara Luis Mandayo, CEO de Lupeon. La ‘start up’ gallega se dedica a la fabricación en 3D de componentes para la industria de la automoción y cuenta con el Grupo Vicalsa como socio industrial.
  • Por el momento, no es posible fabricar un coche al 100% con componentes imprimidos en 3D, pero el porcentaje va en aumento: “Hay empresas americanas que incorporan ya más del 50% de los componentes. Esto no quiere decir que las grandes compañías del motor estén preparadas, pero lo estarán en tres o cuatro años”.

Fuente Consultada: Expansión.

Advertisements

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.