El objetivo de los 95 gramos por kilómetro representará un ahorro de 50 millones de toneladas de emisiones de CO2 por año

Barcelona, 14 de enero del 2020.- La bajada de emisiones CO2 impuesta a partir del 1 de enero del 2020 ya está en marcha para todos los fabricantes de automóviles. Una medida muy seria porque las multas por incumplir con esa cifra son millonarias. Publicamos a continuación la información realizada al respecto por el Periódico:

El cronómetro de los 95 gramos se ha puesto en marcha. Desde hoy, 1 de enero, hasta el próximo 31 de diciembre de este año los fabricantes de automóviles que quieran comercialzar un vehículo en Europa deberán acreditar una media de emisiones de CO2 en el cómputo de su gama completa de 95 gramos por kilómetro recorrido. Algunos se alarmarán, pero la normativa no debería pillar de improviso ya que se aprobó en febrero de 2014.

“El objetivo de los 95 gramos por kilómetro representará un ahorro de 50 millones de toneladas de emisiones de CO2 por año”, aseguró el ponente de la legislación aprobada por el Parlamento Europeo, el eurodiputado alemán del grupo popular Thomas Ulmer.

Los que no cumplan con ello deberán abonar multas millonarias al calcularse éstas en función del número de vehículos que hayan vendido en todo el año. Serán 95 euros por gramo que se exceda de la media permitida de 95 gramos.

Dos gramos de desviación en una marca como Seat (que vende básicamente en Europa), cuya media actual de 2019 podría estar tres gramos por encima, supodría una sanción de 156.675.000 euros, teniendo en cuenta que cerraría 2019 con cerca de 550.000 vehículos vendidos. No obstante, Seat y otros muchos ya tienen prevista la medida y en 2020 su gama bajará notablemente el número de emisiones con la introducción de modelos elecrtificados (híbridos y eléctricos). La medida no se aplicará por iguala las marcas que vendan menos de mil coches al año.

Tal y como explicaba nuestro compañero Eliseo Oliveras en un artículo publicado en 2014, los nuevos límites de emisión solo se aplicarán al 95% de los nuevos automóviles en el primer año de entrada en vigor de la normativa y los fabricantes podrán compensar durante dos años de forma ventajosa las emisiones más contaminantes de vehículos de gran cilindrada con las bajas emisiones de los coches superecológicos.

De este modo, un coche nuevo que emita menos de 50 gramos de CO2 computará dos veces a la hora de calcular la media de emisiones de las marcas en el 2020, para facilitar que cumplan la media de 95 gramos. 

Según ha publicado El Periódico: “Esta ponderación excepcional se irá reduciendo de forma paulatina y en el 2023 los coches ecológicos dejarán de ofrecer esa bonificación extra y contarán como un solo automóvil. En el camino, algunas argucias, como la introducción masiva de vehículos eléctricos y las asociaciones con marcas que solo fabrican este tipo de coches”.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.