La industria del #automóvil reivindica su papel en la próxima #recuperación macro y microeconómica

Barcelona, 20 de octubre del 2020.- El sector del automóvil es uno de los estratégicos en cualquier economía desarrollada. La producción de coches diésel, híbridos, eléctricos y combustión con hidrógeno forma parte de la estructura capital para la próxima recuperación macroeconómica y microeconómica. Así lo ha explicado ANFAC en información publicada por Nexotrans:

El presidente de la asociación, José Vicente de los Mozos, ha afirmado que “la reactivación y transformación del sector de la automoción tiene que ser un tractor e impulsor dentro de las medidas a adoptar en el Plan de Recuperación recién presentado, así como en los planes europeos. Lo es por su peso específico en la economía, en el empleo, por su efecto tractor en otros sectores industriales y de servicios y por su alto contenido tecnológico, de innovación y de talento. En este contexto, debemos acelerar nuestro trabajo conjunto con la Administración para adelantar su implementación”.

Asimismo, las propuestas aprobadas también están en consonancia con la estrategia del sector del Plan Automoción 2020-40. Como ha destacado De los Mozos, su objetivo es aportar propuestas concretas para “acelerar la recuperación y la transformación de la industria cumpliendo con los compromisos de descarbonización del parque y de introducción progresiva de vehículos eléctricos, que es el objetivo de todas las marcas”. 

En este sentido, la asociación ya está definiendo varios proyectos tractores en línea con lo que ya plantea el Plan estratégico que mejoren la competitividad de la industria en España orientados hacia la descarbonización y la digitalización. “Tenemos ventajas competitivas en nuestras fábricas, pero pueden no ser suficientes para la transformación que necesita la industria. Es necesario proteger este peso industrial y su competitividad”, ha asegurado el presidente de Anfac.

La descarbonización del parque, según la asociación, tiene que abordarse desde una doble vía: desde el fomento de la entrada en el mercado de vehículos electrificados y desde la renovación propia del parque. “Es el momento de fijar objetivos cuantificables y plazos a estas metas para avanzar”, ha destacado De los Mozos. Así, la asociación señala que el crecimiento del mercado solo será posible si va acompañado de “un esfuerzo definitivo” en la instalación de puntos de recarga y por eso, la Junta Directiva quiere promover que se fijen objetivos intermedios de instalación. En concreto, que se alcancen los 48.000 puntos de recarga de acceso público para el 31 de diciembre de 2022, donde, al menos, exista uno por cada 100 kilómetros de carretera de la Red Básica de Carreteras y Red General de Carreteras del Estado. Para el 31 de diciembre de 2025, deberían haberse instalado 110.000 puntos de recarga de acceso público, para así alcanzar los necesarios 340.000 puntos para 2030. Todo esto ha de ir acompañado de un sistema de información público al respecto de los puntos de recarga públicos y privados accesibles al público y que garanticen la interoperabilidad, que ha de ponerse en marcha antes del 31 de diciembre de 2020.

Para la renovación del parque y el descenso de las emisiones, es necesario, según Anfac, realizar un impulso sostenido al achatarramiento de vehículos de mayor antigüedad, que idealmente debe ser superior en volumen a las matriculaciones de vehículos nuevos, un fenómeno que no se ha conseguido desde 2013. El parque circulante se reducirá, además, por la estabilización de las matriculaciones en el entorno de 1,3 millones de unidades debido al cambio en las tendencias, que prefieren el uso a la compra, y al envejecimiento de la población.

“Este impulso doble que planteamos necesita de la continuidad y potencia de las medidas existentes. El incremento fuerte y sostenido de la demanda de vehículos eléctricos necesita de planes de incentivos con mucha más dotación y más eficientes en la gestión, así como el impulso en la recarga pública”, ha resaltado el presidente. Anfac propone un Moves III con 450 millones anuales de dotación, de los que 250 millones se destinen a vehículos eléctricos y 200 millones a infraestructuras. Asimismo, cree necesaria la dotación de una herramienta destinada a empujar la renovación del parque. En ambos casos, desde Anfac señalan a una reforma integral de la fiscalidad de la automoción como elemento necesario para empujar esta transformación.

José Vicente de los Mozos, en nombre de la Junta Directiva de Anfac, ha mostrado su preocupación por la “indefinición administrativa al respecto de la actualización de los tramos del Impuesto de Matriculación a la normativa de medición de emisiones WLTP”, actualización que entraría en vigor el próximo 1 de enero de 2021. Esta normativa técnica supera a su antecesora NEDC en el sentido de proporcionar una base más precisa para calcular el consumo real de combustible de un vehículo y sus emisiones de CO2. Por lo tanto, y pese a ser una norma de homologación técnica, los datos obtenidos con el ensayo WLTP impactarían directamente en el Impuesto de Matriculación, que se calcula en función de estas emisiones. El Impuesto, si no hay cambios, subiría el 1 de enero de manera automática e incrementaría de facto los precios de los vehículos vendidos a partir de esa fecha que cambien de tramo impositivo por esta modificación técnica del cálculo de las emisiones. Este ascenso en los precios afectaría a cerca del 50% del mercado total, con un impacto especial a los vehículos fabricados en España.

Las marcas automovilísticas agrupadas en Anfac entienden que “este ascenso de facto tendría un impacto muy negativo en un mercado que no consigue remontar el impacto del coronavirus“, ha explicado su presidente, y que la cuestión del WLTP “ha de resolverse, como recoge expresamente el Plan de Impulso a la Cadena de Valor del Sector de la Automoción, con una reforma fiscal integral con criterios medioambientales para la automoción, tal y como se lo hemos propuesto y presentado al Gobierno en nuestro Plan Automoción 2020-40“, ha recalcado De los Mozos. Mientras tanto, y en línea con lo que han hecho países competidores de nuestro entorno como Francia y Portugal, se debería evitar esta situación a la espera de la reforma fiscal. “La indefinición al respecto de esta adaptación está teniendo un impacto negativo en el mercado, en especial en las flotas, y no se debería prolongar más en el tiempo”, ha concluido el presidente.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.