El Alquiler de vehículos, clave para la próxima recuperación de la industria de la automoción

Barcelona, 23 de marzo del 2021.- La revista Actualidad Económica ha publicado un extenso análisis sobre el alquiler de vehículos, su peso en los últimos meses y en 2021 para la recuperación de la industria de la automoción. Por su interés, reproducimos aquí las principales conclusiones.

Según las cifras de la Asociación Española de Renting (AER), pese a reducir su facturación un 5,5% en 2020, el sector aumentó su parque móvil un 4,4%, dejando la cifra total en 743.388 vehículos. El número de clientes también creció considerablemente. En concreto, AER contabiliza unos 30.240 nuevos usuarios, lo que supone que el renting cuenta actualmente en España con cerca de 222.000.

“Somos muy conscientes de que vivimos unos momentos muy delicados, donde las incertidumbres son más numerosas que las certezas”, indica José-Martín Castro Acebes, presidente de la AER. “Nuestro pronóstico es que el parque mantendrá un incremento similar al de 2020. Y, lo más importante, se seguirán sumando nuevos clientes”, añade.

La AER cumplió recientemente su vigésimo quinto aniversario y fue uno de los actores más importantes en la introducción y la consagración del renting en España. Fue fundada en 1995 por cinco de las escasas compañías que entonces se dedicaban al alquiler de coches a largo plazo y, como comenta su presidente, durante sus 10 primeros años de vida el negocio registró su periodo de mayor crecimiento: en 1995, la flota contaba con 32.500 vehículos. En 2005, con 445.000.

“Los que vivieron esos tiempos corroboran que fueron muy ilusionantes y llenos de desafíos, porque hubo que crearlo todo prácticamente desde cero.Incluso el término para definir la actividad, renting, surgió aquí como algo novedoso, porque en otros países se denomina leasing operativo”.

Otro de los grandes cambios que ha vivido el renting durante estos 25 años ha sido el giro registrado en su clientela, donde las multinacionales han ido cediendo protagonismo al sector de los particulares, autónomos y pymes, que son actualmente los que continúan impulsando el negocio. “En 2015, la gran empresa copaba el 65,2% del parque de vehículos de renting. En los últimos datos publicados del cierre de 2020, su peso se situaba en el 44,5%”, señala Castro Acebes.

Por el contrario, las pequeñas empresas han pasado de representar el 15,3% del parque, al 23,1%. “Pero son los autónomos y particulares los que más han incrementado su presencia en renting. En 2015 era del 2,3%, y a la conclusión de este último ejercicio, del 15%”, añade el presidente de la AER.

Los datos publicados por otra importante organización del sector como la Asociación Española de Leasing y Renting (AELR) indican, además, que la tendencia positiva ha continuado en 2021. Según su último informe, en España se registraron 26.107 operaciones de alquiler de vehículos entre enero y febrero, un 43,2% más que en 2020. Esto significa, además, que el 18,1% de los vehículos matriculados en el país provienen del renting.

La AELR se fundó incluso antes que la AER, en 1978, pero su actividad desde el inicio, a pesar de estar también relacionada con el alquiler operativo de vehículos, se centró en representar los intereses de las organizaciones que operan en el sector del arrendamiento financiero o leasing. Colabora con grandes empresas como HP y con algunos fabricantes como Volvo y Volkswagen, que también han lanzado sus propios planes de renting durante los últimos años.

Para el presidente del Consejo de Renting de la AELR, Javier León, una de las claves de la evolución del negocio ha sido la incorporación de servicios y la flexibilidad. “Cada vez hay más soluciones de renting a corto plazo, más posibilidades de financiación y las empresas gestionan las mutas, el combustible. Hoy en día es posible componer el producto según las necesidades del cliente”, explica.

Fabricantes, a escena. Dentro del mundo del renting se pueden distinguir tres tipos de operadores:los monoliners, es decir, los que no tienen una red clientelar de distribución propia; los bancarios, que comenzaron a incluirlo entre su amplio abanico de productos hace unos años; y los fabricantes. Estos han sido los últimos en subirse al tren del renting, en parte debido a la caída en picado de las ventas de coches.

Entre los más activos aparece Volkswagen Finnance, cuyos pasos han seguido otras grandes marcas automovilísticas. Es una manera de poder sacar partido al excedente de coches fabricados y de dar un poco de aire a la industria ahora que no pasa por su mejor momento. “Volkswagen, por ejemplo, tiene ofertas de renting en todos sus rangos de producto. Otros fabricantes prefieren hacerlo según las necesidades del momento. Es entonces cuando empiezan a hacer campañas publicitarias para captar la atención del cliente”, explica León.

Fomentar el uso de los vehículos de emisiones reducidas o nulas es otro de los objetivos del sector para el largo plazo. Actualmente, el renting matricula uno de cada tres coches eléctricos, aunque la penetración todavía es baja y solo representan el 6,3% del total de matriculaciones en España.

Hacia la sostenibilidad. “Está claro que es un catalizador de la electrificación en España. Si nos fijamos en el conjunto de vehículos propulsados por energías alternativas (eléctricos, híbridos, gas e hidrógeno), estos tienen un peso en las matriculaciones de renting del 23,4%, cuando en febrero de 2020 era del 15,3%” argumenta Castro Acebes, quien también advierte de que el camino a recorrer es aún largo: “Todos tenemos mucho que aportar a la descarbonización de la economía, pero es un partido que se juega en equipo, con la colaboración de Administración, sociedad y empresas”.

La incertidumbre sobre la total implantación de los vehículos eléctricos juega a favor del arrendamiento operativo. Para un usuario, comprar un coche es una apuesta arriesgada. Además, se ha experimentado un cambio importante en la cultura social de consumo.

Al igual que sucede en el mercado inmobiliario, adquirir propiedades ya no es una prioridad para los jóvenes, y esto deja en una posición de ventaja al renting. “Existe una tendencia hacia fórmulas de pago por uso, hacia una racionalidad en las decisiones de movilidad, pero sin renunciar a la libertad que proporciona el vehículo privado. Esto impulsa a nuestro sector, sin ninguna duda”, apunta Castro Acebes.

Estos nuevos hábitos, sumados “a la descentralización de las autonomías a nivel de políticas de movilidad de vehículos y a las ventajas a nivel de conectividad que ofrecen los automóviles de renting actualmente, hacen que no sea ni práctico ni rentable comprar un coche en España”, añade León.

En línea con lo anterior, Castro Acebes tiene claro que la clave del éxito del negocio está en buscar una experiencia lo más satisfactoria posible para el usuario. “Siempre lo digo: el renting ya no va tanto de coches como de movilidad y de personas”.

La Covid-19 ha traído consigo una grave crisis económica que ha afectado especialmente a sectores como el turístico o el de la hostelería. Pero tambiénhay otras actividades, como la logística, que han salido reforzadas de la pandemia.

Esta situación se ha reflejado en el renting: hay empresas que, al verse gravemente afectadas por las restricciones de movilidad, han decidido renegociar sus contratos o incluso suprimirlos, mientras que muchas otras se han visto desbordadas de trabajo y han tenido que ampliar sus flotas o incorporar a las mismas nuevas tipologías de vehículos.

“El renting ha perdido contratos con las empresas turísticas, pero ha experimentado un crecimiento importante en el sector logístico, el sanitario, la industria farmacéutica o la alimentaria”, explica Eduardo González de la Rocha, director comercial de Northgate.

En el caso de esta compañía, perdieron un número importante de contratos de alquiler al principio de la pandemia porque, en su modelo de renting, los usuarios pueden devolver su vehículo antes de que finalice el contrato sin sufrir ninguna penalización económica: “Muchos clientes optaron por ejercer ese derecho ante una situación de profunda incertidumbre y de paralización de su actividad, sobre todo, en el momento inicial del estado de alarma”.

En otras compañías en las que sí existe un coste de cancelación por poner fin al contrato antes de lo estipulado, no fueron tan habituales las cancelaciones. Así lo explica David Henche, director de Márketing y Comunicación en LeasePlan. Eso sí, muchos clientes cuyo contrato de renting terminaba en 2020, en lugar de renovarlo directamente otros cuatro años más, han pedido una extensión del contrato de un año. Es decir, una especie de prórroga temporal. “Con la crisis anterior también pasó. La gente que tiene que renovar no se se siente segura comprometiéndose a contratar un servicio por otros cuatro años sin saber cómo va a evolucionar el futuro; a veces es asumir más riesgo del que deberías”, comenta.

Carlos Garrido, director de Iveco Capital, reconoce que la mala racha que vive el sector turístico ha repercutido negativamente en el sector del renting. De hecho, en 2020 se produjo una fuerte “caída de matriculaciones en el mercado de autobuses”.

Pero no todo han sido malas noticias. Según cuenta Henche, muchos hoteles y empresas turísticas ahora están recurriendo al renting flexible. Gracias a esto pueden disponer del vehículo que necesitan cuando hay picos de actividad y pagan la cuota sólo cuando hacen uso de la flota: “Por ejemplo, si tienes un hotel y te hacen falta coches para hacer trayectos al aeropuerto o una furgoneta para el servicio de lavandería sólo necesitas disponer de esa flota cuando el hotel está funcionando, ya que cuando está prácticamente vacío no lo necesitas… Y para eso está el renting flexible”.

En la otra cara de la moneda aparecen los sectores que han visto cómo su actividad se multiplicaba durante el último año, lo que les ha obligado a buscar nuevas fórmulas de transporte. Destaca el caso de las empresas de telecomunicaciones y, sobre todo, de las de logística, ambas usuarias habituales de las compañías de alquiler de vehículos a largo plazo.

Auge del ‘ecommerce’. El director de Iveco Capital asegura que ha crecido mucho la demanda de “vehículos industriales pesados, tanto nuevos como seminuevos”. De igual modo, apunta a un fuerte incremento en el renting de vehículos de gas natural.

De hecho, se ha visto una nueva tendencia en el perfil de la clientela. Hay muchas personas que, a causa de la crisis, han decidido dejar su trabajo por cuenta ajena y darse de alta como autónomos para trabajar en el sector logístico. Se asocian a compañías como Amazon y se dedican al transporte de última milla, pero en lugar de comprarse una furgoneta apuestan por alquilarla. Así lo asegura Mario Carranza, fundador y CEO de Vamos, empresa que se dedica al renting de coches online: “En su gran mayoría, los vehículos que estamos colocando en el canal de empresas y autónomos son industriales y están enfocados al reparto de última milla”.

Tal como cuenta Carranza, estos clientes apuestan por el renting porque lespermite disponer de un vehículo nuevo en unos 15 días y sin la necesidad de hacer un gran desembolso inicial, como sí ocurre cuando compras un coche en propiedad. Esto supone “un atractivo importante para los autónomos, porque les permite reservar los pocos ahorros que tienen y empezar a trabajar cuanto antes”, concluye.

La industria del renting ha desempeñado un papel esencial de avanzadilla a la hora de abordar estrategias de seguridad frente a la Covid-19 en el retorno progresivo de la movilidad. El hecho de tener que facilitar el desplazamiento de pymes, autónomos y particulares ha sido uno de los grandes motivos por los que el segmento ha implantado en tiempo récord sus protocolos de adaptación con una batería de medidas y tecnologías sin precedentes.

El crecimiento del sector en 2020, cifrado en un 16% por la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER), trajo consigo el desafío de satisfacer la demanda con garantías en todos los vértices. Tal como explica José-Martín Castro, presidente de la patronal, a lo largo de las distintas olas que está dejando la pandemia “ha sido necesario reorganizar los equipos y establecer teletrabajo o trabajo rotatorio para proteger la salud y evitar contagios masivos en las empresas”.

Esto ha supuesto, dice, que algunas compañías, por sus singularidades y su prestación de servicios a actividades esenciales, hayan tenido que afrontar “momentos duros, en los que han conjugado su responsabilidad para seguir apoyando a sus clientes con la protección de su plantilla más vulnerable ante eventuales contagios”.

Respecto a las flotas, además de minimizar el contacto en la entrega de los vehículos, las compañías se han visto obligadas a apostar el todo por el todo en procesos de desinfección efectiva y de gran minuciosidad. Así lo expone Antonio Cruz, subdirector general del Área Comercial, Terminaciones, Márketing y Comunicación Externa de ALD Automotive. Por un lado, comenta que “la limpieza se realiza en elementos como llaves, mandos a distancia y cerraduras, así como en los tiradores y manillas de las puertas y maleteros”. Además, en algunos lugares se lleva a cabo una desinfección con ozono durante 30 minutos.

Esta compañía ha creado, además, el sello Centro seguro frente al Covid-19, emitido por la empresa de certificación TÜV SÜD. El objetivo es que sea una “garantía de la seguridad, tanto de clientes como de empleados, para que puedan tener la tranquilidad de que se han tomado las medidas necesarias para velar por su seguridad”, afirma Cruz.

Ayuda digital. El impulso de la tecnología aplicada a la lucha contra la pandemia ha permitido al sector dar con soluciones de seguridad a distancia que han llegado para quedarse más allá de la era Covid. Por ejemplo, en Arval se ha instalado un higienizador en los coches que se activa por control remoto según indicaciones del cliente, tal como expone su director de Marketing y Desarrollo de Negocio, Manuel Orejas.

De la misma forma, Arval ofrece “un servicio de higienización ad hoc si un cliente pide que vaya alguien de la compañía a sus instalaciones para higienizar su flota”. Y también se realizan operaciones adaptadas, como la “recogida y entrega del automóvil en el hogar o en el lugar de trabajo, con higienización del vehículo incluida”, indica Orejas.

Las firmas de renting también han acelerado la digitalización de sus procesos administrativos. Es uno de los aspectos que destaca José Ramón Calvo, consejero delegado de Alquiber. Su empresa ha incorporado la plataforma Docuten, que “permite la firma de contratos y recepción de albaranes de forma digital, evitando así el contacto y el intercambio de papel y eliminando, por tanto, la posibilidad de contagio”.

Ahora bien, ¿es posible que todas estas medidas repercutan en los precios del servicio? Calvo deja claro que los procedimientos sanitarios no han afectado a las tarifas, sino que el objetivo ha sido “facilitar distintas opciones de pago a los clientes, ampliando plazos e, incluso, realizando descuentos”.

De cara al futuro, Orejas cree que, si bien algunas de las estrategias de protección introducidas desaparecerán cuando finalice la situación actual, otras perdurarán. Entre ellas, “la forma de operar puerta a puerta y la higienización”. Para Cruz, las limpiezas con ozono y productos desinfectantes “dejarán de hacerse”, al ser productos agresivos que, sin virus, pueden ser sustituidos por una simple limpieza”.

Hasta que llegue ese escenario, el sector coincide en la buena acogida y aclimatación de los clientes a las medidas desarrolladas. Calvo destaca: “Los clientes ya evitan desplazamientos de grupos en furgones de nueve plazas para no incidir en aglomeraciones. La respuesta que recibimos de todos los grupos suele ser buena, ya que todos comprenden que esto es un juego en equipo”.

Cada día es más difícil decantarse por un automóvil. Y más en los tiempos que corren, con las nuevas y emergentes formas de movilidad que ya vemos sobre el asfalto y, sobre todo, por el momento de crisis sanitaria que padecemos, en el que el uso de un utilitario es, se quiera o no, menos frecuente de lo habitual.

Con este panorama, no es extraño que el sector del automóvil haya registrado unas caídas tan abrumadoras al cierre de 2020. Esa incertidumbre también se reproduce, aunque a un nivel mucho menor, en el ámbito del renting, una parcela del mundo automotriz cuyos guarismos siempre habían supuesto una noticia más que positiva para el conjunto de la industria.

Los datos más recientes indican que las matriculaciones de vehículos registradas por las compañías del sector durante los dos primeros meses del año sumaron 26.101 unidades (un 43,2% menos que en el mismo periodo de 2020), según cifras de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER. Pese a ello, se puede afirmar que el mes de febrero fue más positivo que el de enero, entre otras cosas, por el buen comportamiento registrado por los vehículos propulsados con energías alternativas.

De hecho, es de suponer que este tipo de automóviles vayan acortando progresivamente las diferencias con los motores diésel y gasolina, hasta convertirse en un futuro no muy lejano en una potente parcela dentro del segmento del alquiler a largo plazo.

Marcas líderes. Desde el punto de vista de los fabricantes que gozan de un mayor respaldo entre los usuarios del sector en términos de compra y demanda, cabe destacar que las 10 marcas con más tirón representaron en febrero el 73,8% del total de las matriculaciones en el canal de empresa del renting. Hace justo un año, esa decena de fabricantes con mayor presencia en el renting había acaparado una cuota de mercado más baja, del 70,1%.

¿Y cuáles son esas marcas? El podio lo encabezan tres fabricantes acostumbrados a copar todos los años los peldaños más altos, demostrando que, pase lo que pase y, aunque vengan mal dadas, siguen gozando del respaldo de los usuarios de automóviles. Se trata de Peugeot, Renault y Volkswagen, a las que siguen de cerca Seat, Toyota, BMW y Citroën.

Todos estos fabricantes (como también Skoda, Mercedes y Nissan, que completan dicho top ten), asumen acumulados en negativo hasta febrero, pero se mantienen optimistas dados los citados repuntes registrados últimamente. De hecho, en algún caso estas firmas colocan más de un vehículo entre los modelos que más se han demandado en lo que llevamos de 2021.

El nombre que destaca por encima del resto es la Kangoo de Renault, que ha conseguido desbancar durante este período al otrora invencible Nissan Qashqai, posiblemente, el modelo que más solicitudes y matriculaciones ha tenido históricamente en el canal de empresa del renting. No obstante, la furgoneta de la firma del rombo, con sus incontables posibilidades de configuración (con propulsiones alternativas o no) siempre había estado al acecho, hasta colocarse ahora en la alto del ránking.

No cabe duda de que es uno de los comerciales que más se compran en España, del mismo modo que el crossover de la firma japonesa también lidera su segmento. Por este motivo, no es extraño que ambos modelos se sitúen entre los modelos con más demanda en el alquiler a largo plazo.

La gran sorpresa. Completa lo más alto de esta clasificación una de las grandes y más aplaudidas sorpresas de este comienzo de 2021: el Skoda Kami. Este SUV urbano del segmento B nada tendría que envidiar, por prestaciones y calidades, a otros modelos de su misma categoría.

En este listado de los coches más demandados por la industria del renting hasta febrero también aparece el Seat León. Hablamos del que se convirtió en el segundo coche más vendido en España en el fatídico 2020, con 23.582 unidades, solo superado por el Dacia Sandero, que alcanzó la cifra de 24.035 matriculaciones.


SETRAM

Expertos en Logística Automoción para el Vehículo Terminado desde 1982

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.